imagen

En el contexto del COVID-19 es importante comprender que la innovación no se limita únicamente a nuevas tecnologías y grandes cambios que impulsan la mejora continua, sino que también debe ser aplicada a las personas, sobre todo, en tiempos donde la resiliencia es clave para salir adelante.  

El mercado laboral al igual que las empresas se adapta a las nuevas tecnologías y evoluciona para sumarse a los cambios económicos y sociales del entorno, por lo tanto, los responsables de Capital Humano deben evaluar a sus colaboradores y asegurarse que cuentan las competencias necesarias para hacer frente a la nueva normalidad.

En este escenario post pandemia donde la innovación ahora es una necesidad, los empleados innovadores son un activo de gran valor para el equipo, estos profesionistas se distinguen por ser personas creativas, capaces de generar ideas aplicables a diversos ámbitos, romper paradigmas y emprender acciones que impulsen el crecimiento de la organización.  

Entre las características que distinguen a los colaboradores innovadores se encuentran las siguientes:  

  • Toman riesgos: Un profesionista innovador va tras lo que le apasiona, tomar riesgos es una característica inherente de la innovación.
  • Vuelven a lo básico: Esta cualidad le permite generar ideas y proponer soluciones efectivas.
  • Rompen paradigmas: Las personas innovadoras logran reconocer oportunidades donde nadie más las ve.
  • No le tienen miedo al cambio: Son capaces de identificar el cambio como oportunidades de crecimiento personal y mejora continua para la organización.
  • Toleran la frustración: Es importante comprender que los grandes cambios que genera la innovación llevan tiempo. 

Una vez identificado un perfil, el siguiente paso es brindarle las herramientas necesarias a los colaboradores para que desarrollen su potencial. Es necesario garantizar un ambiente de trabajo agradable donde exista la confianza y la comunicación para ayudar a estimular la generación de ideas.

Así mismo, es indispensable que la empresa promueva la creación de experiencias que ayuden a los colaboradores a pensar fuera de la caja y estimulen su creatividad. En este sentido, es importante considerar aspectos básicos de su día a día como la relación con sus compañeros, el liderazgo de sus superiores, sus actividades y los retos a los que se enfrentan. 

Por último, fomentar la innovación en los colaboradores en una época donde las empresas necesitan reinventarse para sobreponerse a los efectos de la pandemia resulta indispensable para desarrollar una ventaja competitiva basada en el talento que ayude a la recuperación económica rumbo a la nueva normalidad.